A mi Gente Digital


RATONCITO DE BIBLIOTECA (*)

No nací en una biblioteca, pero creo que mi primera mantita fue un tejido de palabras en donde comenzaba a gestarse un camino... En mi humilde hogar no había libros, recién los conocí en la escuela.



Cómo no concurrir esos días de lluvia en donde cruzar un cañadón crecido, haciendo equilibrio a través de un alambrado, se convertía en un gran desafío...
Cómo no maravillarme con los mundos posibles que conocí a través de los libros...
Cómo no saberlo todo posible si en libros encontré respuestas a muchas preguntas de niño; si en libros pude descubrir el milagro de la creación, el universo, la vida...

Desde los cinco años soy ratoncito de biblioteca, me une un sentimiento inexplicable con los libros.
Si cuando niño y ayer nomás, no he sentido un placer mayor que el de emprender un viaje de libertad en lineas de textos y llegar a destino con la mente nutrida por esas lecciones, paisajes e historias con las que nos encontramos en cada estación y que atesoraremos por resto de nuestras vidas.

Cómo no mantener este vínculo tan estrecho con los libros, si cuando me siento triste, con dudas, con alguna herida y un tanto perdido, me abrazo a un libro y enseguida siento alivio.
Cómo no apoyarme en los libros, si forman parte de mis afectos más importantes, si son mi familia y mis amigos.

En la biblioteca se gestan cosas maravillosas; podemos viajar, crear, interpretar tanto al príncipe como al mendigo, al quijote y a Sancho, y a Penélope tejiendo y destejiendo en la espera de su amado...
En una biblioteca podemos prepararnos un poquito o mucho para salir afuera e intentar nuestra mejor obra; ser más comprensivos, más sensibles, más solidarios, más valorativos y respetuosos de la vida, obra y legado de otros seres humanos...

En bibliotecas he llorado de tristeza y de alegría; hay que permitirse la emoción, limpiar el alma, desintoxicarla en poesias...
En bibliotecas me siento seguro; suelo conversar con los autores, hacerles preguntas a menudo, imaginarme los lugares y los contextos en que abrieron caminos y traspasaron fronteras con su pluma...

Soy un ratoncito de biblioteca, literariamente me como los libros, los degusto con placer y sacio mi hambre de verdad, de justicia, de libertad y de los grandes valores de los que hoy muchos hombres no pueden hablar.
Soy un ratoncito de biblioteca que cuida, protege y comparte los libros que me han ayudado a crecer, a superarme, a creer, a confiar, a hablar con fundamentos y construir un proyecto de vida.

Creo que las bibliotecas nos tienen que encontrar más, dejar las excusas de lado y ponerse a estudiar...
Las bibliotecas y sus poblaciones enteras nos acercan a conocimientos y verdades cada vez más amplias y completas...
Las bibliotecas y sus hijos nos hermanan, nos hacen hablar un mismo idioma, nos invitan a viajar, nos sorprenden, abren todas las jaulas y nos impulsan a viajar lejos, muy lejos, pero sin olvidar nunca a dónde comenzó este viaje extraordinario.

La humanidad toda debería formar ejércitos en los que los libros sean los escudos y las espadas para la vencer la ignorancia, el egoísmo y la opresión, y volverse promotores de la paz, el amor y la felicidad humana.

AUTOR:(*) Yamil Sebastián Canelo 
E-MAIL: yamilsebastiancanelo@gmail.com


Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación