A mi Gente Digital


PROMOTORA DE VIDA (*)

Llevo en mi vientre el tesoro más grande y valioso con el que Dios me hace madre. Un nuevo Ser en mis entrañas, fruto de un gran amor que me hace millonaria...



Vivo en un barrio apartado, temido, olvidado…
Un barrio en el que falta todo, y ese todo parece inalcanzable…
Demasiadas carencias y las necesidades, pero con el valor de dar vida, cuidarla y protegerla y con esperanza...

Soy una niña y una gran madre, 17 años recién cumplidos. Mi única “deuda pendiente” es no haber podido continuar con mis estudios, ya retomaré, quiero ser maestra o enfermera; mi madre trabaja de sol a sol y mis hermanitos no pueden quedar solos, alguien los tiene que cuidar, llevarlos a la escuela, a la canchita, a la plaza...

Pertenezco a una familia de escasos recursos, abandonados por un hombre que no supo ser padre...
Pertenezco a una familia que hace del esfuerzo y la dedicación, el camino hacia la dignidad y la superación de adversidades...
Amaso y hago tortas fritas, tortas asadas, rosquitas... mis hermanitos lo venden todo; nuestra olla nunca ha de herrumbrar...

Pertenezco a una de las tantas familias abandonadas. Abandonadas por un Estado que mira para otro lado; abandonada por un puñado de corruptos que nos han prometido ayudarnos cada dos o cuatro años, pero que siempre se han olvidado.

Soy madre pobre pero no me escudo ni echo culpas a nadie.
Soy honesta y sé trabajar, orgullosa de hacer por el otro lo que siempre nos ha inculcado Mamá.

No hay excusa para soñar en grande y hacerlo realidad...
No hay excusa para rodear con nuestros brazos a quien ha perdido las fuerzas, a quien le han arrebatado la inocencia y la pureza de niño, a quien le han arrebatado los sueños...

No hay excusa para ofrendar vida y hacerlo en abundancia...

Tengo un gran tesoro en mi vientre y en él está el amor con el que honro la vida, amaso el pan y le preparo la leche a mis hermanos…
Tengo un gran tesoro en mi vientre y en él está la fuerza, la esperanza, los sueños y el milagro de la vida que celebro a cada instante.

Si es varón lo llamaré Benito y si es mujer la llamaré María.
Seré la mujer más afortunada del mundo, viva el amor, viva la vida…

AUTOR: (*)Yamil Sebastián Canelo
E-MAIL: yamilsebastiancanelo@gmail.com

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación