A mi Gente Digital


LA JUSTICIA PROSTITUTA (*)

La sociedad Argentina la sufre, la delincuencia la goza. La sociedad Argentina la espera, la corrupción la compra.



Las victimas mueren en la indiferencia y el olvido, los victimarios son protegidos con todos los beneficios, unos meses en la cárcel y luego son premiados con la libertad; porque aún hay quienes sostienen que quien delinque, tortura y mata a familias enteras, es una víctima del Estado, de la sociedad y de las instituciones.

La Justicia se asocia a las peores miserias de la sociedad y compartiendo un espacio ideológico, de poder y necesidades mutuas, se desnuda para desviar la atención, para distraer, para que pase el tiempo, para que triunfe el silencio y que la impunidad sea moneda corriente.

La Justicia está al servicio de los que abonan con dinero sucio, su libertad, sus campañas y el despliegue continuo y permanente de artimañas que empobrecen a la Patria.

La Justicia falla, y falla de verdad.
La Justicia es lenta, sus tiempos se cotizan muy alto, es un negocio de nunca acabar.
La Justicia falla, y falla de verdad.
Los personajes más nefastos de la historia política argentina han comprado voluntades y han obtenido cuanto han querido, en una complicidad y mediocridad que causa asco.

La Justicia se acuesta con el que roba, secuestra y mata. Con el que extorsiona, con el que amenaza y con el jefe de la banda.
La Justicia se acuesta con los que ayer nomas y en los últimos 70 años han gobernado, robándose hasta los sueños. 
La Justicia se acuesta con los que, camuflados en gremios, han hecho de los verdaderos trabajadores, su gran negocio.

La Justicia está a la espera del mejor postor, del que más causas y denuncias y miedo, tiene. 
Los espera siempre con sus bolsillos hambrientos y sus cuentas abiertas…No tiene nada que perder, para ella todo es ganar.

Los delincuentes la llaman amiga, la ven en los suburbios, nunca a plena luz del día; la sociedad los debe creer enemigos, aunque los bombardee con pruebas, documentos y testimonios, que sólo un fanático, un necio o un ignorante puede negar terminantemente.

La justicia es cara, viste con costosas prendas y tiene tantos amigos y pretendientes, como los pedidos de justicia por los que implora la sociedad y en los que en la espera muere tanta gente.

El corrupto, el violador, el asesino, la jefa de la banda, el gremialista, el puntero y el narcotraficante, son sus amigos, mientras que la Sociedad Argentina honesta, trabajadora y decente, su víctima.

AUTOR: (*)Yamil Sebastián Canelo 
E-MAIL: yamilsebastiancanelo@gmail.com

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación