A mi Gente Digital


LA ESCUELA QUE QUEREMOS…(*)

Queremos una escuela divertida. Una escuela en la que los mayores aprendan a escuchar para aprender; una escuela en la que se valore y se llame a cada niño por su nombre.



Queremos una escuela en la que podamos descubrir colores, aromas, culturas, razas y religiones; y que a cada momento haya algo grandioso para rescatar y construir.

Queremos una escuela dispuesta a incluir a todos, que incluya sus iniciativas, y que con cada recurso se elaboren los vínculos que necesitamos.

Queremos recordar por siempre el nombre de nuestros maestros. No porque sean lindos y buenos, sino porque en sus tareas dejan huellas, pensando no únicamente en mí formación y progreso; ellos piensan mucho más, piensan en mi familia, en mis amigos, en mi comunidad, en mi provincia, en mi país y en ese mundo mejor que a diario construimos.

Queremos una escuela humilde en la que se comparta un pedazo de pan y esa taza de leche, que es alimento del día. Queremos aprender a compartir, aprender a mirarnos y descubrir junto a esa otra persona, lo que necesitamos para crecer. 
Queremos una escuela que forme hombres y mujeres de bien, en donde los abuelos concurran a la escuela no sólo a buscarnos con una rica golosina. Queremos que nos visiten, que compartan sus vivencias, sus anécdotas, sus recuerdos y esas grandes enseñanzas que ya no queremos seguir perdiendo.
Queremos escuchar cuentos de abuelos y abuelas que han transitado este suelo, que han creado caminos, que se han animado a trascender en lo simple. 
Queremos saber cómo hacerlo, descubrirlo juntos y caminarlo siempre unidos.
Queremos más abuelos en las escuelas, en los clubes y en nuestros juegos diarios. Ellos son como grandes bibliotecas, diría que son más grandes que google y que tantas cosas que ahora no se me ocurren.

Queremos una escuela de gente en alpargatas, vestida con remiendos, pero personas limpias en sus acciones y dispuestas a cambiar realidades tristes que nos golpean.
Una escuela en la que los niños se permitan soñar en grande. Soñar con ser maestros, doctores, policías, enfermeros, sacerdotes, bomberos, abogados, y hasta Presidentes de esta Nación que amamos tanto.

Una escuela de gente humilde, pero sabia y rica en escucha, en comprensión y en esa herramienta fundamental para todo acto de enseñanza, que es la confianza.
Sin confianza no se puede llevar a cabo el acto de mutua entrega que se experimenta en la escuela; muchas veces por obra del desconocimiento o por la ignorancia misma.

Queremos una escuela sin demasiado protocolo, disposiciones escritas y reglamentaciones arbitrarias. 
Queremos ser protagonistas de las acciones que nos enriquecen a chicos y grandes. 
Queremos aprender a cantar nuestras canciones patrias y transmitirlas a todas aquellas familias y amigos que nunca las oyeron. 
Queremos ser protagonistas de nuestras culturas y tradiciones, creer en nuestros mayores responsables y seguir sus buenos ejemplos.
Queremos ser millonarios en afecto, tener a mano siempre una goma, el valor del perdón para enmendar los errores, pedir disculpar y volver a empezar. 
Queremos aprender a escribir más cartas de amor. Poder expresar el amor y la valoración por la familia, por los amigos, y por cada persona que cree en los niños y que lucha por satisfacer los deseos, urgencias y necesidades.

Queremos jugar, compartir, reír, expresar lo que sentimos y descubrir en cada trazo de lápiz, en cada alegría, tropiezo, miedo o duda resuelta el camino para crecer y ser muy feliz…

AUTOR:(*) Yamil Sebastián Canelo

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación