A mi Gente Digital


¿LA EDUCACIÓN PÚBLICA ESTÁ EN PELIGRO?

Claro que sí; si hay docentes sin decencia, sin vocación, sin convicciones hacia esta gran profesión.



Docentes que siempre han de encontrar excusas y culpables afuera de sus aulas: “La familia no acompaña, es un desastre”, “El gobierno…”, “Las condiciones edilicias…”, “La indisciplina de los niños…”, “Nada de lo que les presento les entusiasma, es un grupo insoportable”, “Es imposible…”

Si los gremios hace mucho que se olvidaron de los trabajadores de la educación, de sus derechos, y también de sus obligaciones.

Si los gobiernos no se interiorizan en conocer cada realidad educativa a lo largo y ancho de nuestro país: Las necesidades y urgencias de nuestros niños, sus familias y sus comunidades; sobre “supuestos” no se construye nada, en el conocimiento las posibilidades han de ser infinitas.

Si cada vez son más los académicos, magíster y doctores de la “Educación” que se jactan de hablar, escribir y debatir de realidades que desconocen; un conocimiento teórico acerca de la educación ha de estar siempre incompleto si no se lo complementa con el conocimiento de campo, con el conocimiento empírico, indispensable para explorar, conocer, construir y fundamentar sus estudios e investigaciones.

¿La educación pública está en peligro?

Claro que la educación pública está en peligro y va a seguir estando, mientras haya docentes que baten todos los récord en licencias, en medidas de fuerzas; ya sean paros, asambleas, movilizaciones, etc.

Las asambleas docentes se reducen a charlas con mate y bizcochitos de una tarde cualquiera. Generalmente cada docente lleva su kiosquito ambulante y expone durante dos horas; de asamblea docentes” repito, lo que habitualmente les genera algún otro ingreso. 
Los libritos y folletos de cosméticos pasan de mano en mano, los muestrarios de perfumes, cremas, lencería y lo que se les pueda imaginar.

¿Con este simple ejemplo de una situación que todos los docentes conocemos, pero que muy pocos nos animamos a contar, pueden comprender a qué se han reducido las asambleas docentes?

Las asambleas docentes son paros encubiertos y sin más fundamentos que el de dos o tres gremialistas que elaboran un relato más para hacer de la educación la peor versión, la perversión a la que instan a diario. 
Los días en que hay asambleas de dos horas por turno, muchas familias no mandan a sus hijos a las escuelas, ya que se les dificulta muchísimo organizarse, salir antes de los trabajos, gastar en transporte o cambiar el hábito normal de la semana.

El discurso de que se vierte a la sociedad, es que "tal medida es un hecho "casi heroico", comprometido, de "lucha" por una educación de calidad y al servicio de toda la sociedad" Mentira, mentira, una gran mentira que a todos los que tenemos el conocimiento real de la situación, nos asquea.

¿La Educación pública está en peligro?

Claro que sí. Si las sociedades ignoran o desconocen la realidad educativa actual; la real, no la que cuentan los medios masivos de comunicación…

Si los que nunca tuvieron polvo de tizas debajo de sus uñas son los que encabezan los reclamos, protestando y declarandole la guerra a todo lo que amenaza la libre práctica de sus artimañas, cortando calles, repitiendo relatos que asquean a una sociedad que ya está harta de tanto impedimento y postergación para una mayoría que quiere trabajar y construir en lo que se ha formado.

¿La educación pública está en peligro?

Claro que sí, si al frente de muchas instituciones están personas que han llegado a sus respectivos cargos por avanzada edad, por privilegios del poder de turno, por favores, por diagnósticos médicos truchos y demás; hay muchas personas en “Actividades pasivas” ocupando cargos directivos o en bibliotecas escolares, que son los primeros en sumarse a cuanta marcha y circo gremial se invente. 
Si por diagnóstico médico están ocupando cargos que ameritan menor contacto con alumnos y más actividades de gestión, organización, etc., me pregunto ¿No les afecta cortar calles, hacer escraches, insultar, agredir si es necesario en los reclamos de los que participan?

La educación pública está en peligro porque definitivamente hay personas sin proyectos para el bien común, sin compromiso, sin valores, sin responsabilidades para con su profesión docente.

La educación pública está en peligro porque para los gobiernos sigue siendo un gasto y no una inversión.
Porque lo que se produce en las aulas, en los patios escolares, en las bibliotecas, es un capital cultural que abre jaulas, rescata y salva vidas… Vidas que de no existir una escuela y unos maestros, estarían ante el inminente peligro de las fieras políticas corruptas siempre al acecho.

¿La educación pública está en peligro?

claro que está en peligro. Si no van nunca a trabajar, si aburren y humillan a sus alumnos, si no se perfeccionan, si hace años usan la misma carpeta, las mismas actividades, los mismos recursos y estrategias…

Claro que la educación pública está en peligro, si paran por cualquier cosa y sin fundamentos; hoy paras por ni una menos, mañana a favor el aborto; ayer paraste por un delincuente que se ahogó escapando de las fuerzas de seguridad y antes de ayer por otra ladrona que se esconde detrás de las comunidades aborígenes, amenazando, agrediendo y robando los recursos de los que verdaderamente reclaman atención, respeto y dignidad desde hace muchos años.

La educación pública está en peligro porque la incoherencia se ha tomado de la mano con la ignorancia y ésta con la corrupción. Las tres juntas atentan contra el esfuerzo, la dedicación y la vocación de ser docente.

¿Alguna duda? 
Espero que no tengan ninguna duda a partir de hoy. Le guste a quien le guste, le moleste a quien le moleste, les aseguro que es así.

Si tanto te interesa la educación, no critiques y mucho menos juzgues a quien día a día deja todo en las aulas y con valentía, convicción y profundo amor por la profesión, no para, no corta calles, no viola el derecho de nadie.

No te metas con quien simplemente está orgulloso de la profesión que eligió y no lo mueve nada más que el deseo de que los niños que hoy educa y enseña, sean las respuestas, las soluciones, las esperanzas del futuro inmediato.
Que todos esos niños que hoy educa y enseña, sean hombres y mujeres de bien, honestos, responsables buscadores incansables de la verdad. 
Que todos esos niños sean ciudadanos comprometidos con la práctica de valores humanos

La educación pública está en peligro: Se necesitan docentes con decencia, responsables de sus acciones, que hablen de sus prácticas y que respeten a quien piensa y obra diferente. Así y sólo así, hay esperanzas.

AUTOR: Yamil Sebastián Canelo 
E-MAIL: yamilsebastiancanelo@gmail.com

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación