A mi Gente Digital


CARTA A PAPÁ NOEL (*)

Siempre esperado Papá Noel:He impregnado mi pluma en todas aquellas ilusiones de niños que se alimentan en tu espera; parece que fue ayer el día en que me disponía a escribirte una de mis primeras cartitas, ¿No sé si te llegó aquel primer garabato lleno de color, amor e ilusión que preparé para tí?



Al año siguiente te preparé una poesía que hablaba de mis sueños, de mis deseos y necesidades urgentes; recuerda que allí te pedía un Papá, un hombre que me protegiera, que me alentara mientras jugaba al fútbol, que me llevara a pescar, que me nutra de afecto…
Quizás no tuviste tiempo, como la mayor parte de la humanidad, sin tiempo para lo esencial.

Al año siguiente te preparé un dibujo en blanco y negro, no tenía colores, pero me las ingenie para hacerlo de la mejor forma; espero que te haya gustado. 
Junto al dibujo te escribí acerca de mis dolores y angustias de niño, te pedía que le traigas un poquito de salud para mi madre que estaba muy enferma.

Mi ilusión crecía y más allá de los tropiezos y esperas sin encuentros, nunca dejé de esperarte, de soñarte, de creer en tu llegada, y de tu mano, la de tantos otros Noel, que siempre están al servicio de la humanidad…

Recuerdo cuando junté muchas flores del campo y te armé un colorido ramo; ¿Dónde habrá ido a parar tal obra de amor y de arte?, ¿Habrá tenido el mismo destino de todos esos trabajitos que me hicieron preparar en la escuela para el "día del padre", y que el mío jamás vino a buscarlos?

Te he buscado, jamás deje de alimentar la ilusión y resignarme a no esperarte; te confieso que muchas veces fui feliz compartiendo los regalos que mis vecinos, sí recibían…

Una vez compartí contigo la alegría de haber pasado de grado, las felicitaciones de mis maestras y hasta te copié las calificaciones; tenía algunos 9, unos 8 y muchos 7, no tuve ningún 10 ¿Habrá sido ese el motivo por el que no pasaste por mi humilde rancho?

Muchas veces pensé que tu no llegada se debía a que habías tenido solicitudes más urgentes; habrás estado en hospitales, en hogares de niños abandonados, en cárceles y demás refugios… me alegra y me llena de orgullo imaginarte en tamaña misión de amor y entrega.

Recuerdo que siendo muy niño aprendí a escuchar a mis mayores, a mirar más allá de lo que nos permiten nuestros ojos, a esforzarme por comprender, a perdonar, perdonar y volver a perdonar… 
En cada carta que te envíe, te contaba acerca de lo aprendido ese año y de las ganas enorme de querer aprender más…

Te pedía cuadernitos, útiles escolares, libros; cómo soñaba con tener mi propia biblioteca…

Pocas veces te pedí juguetes, te escribía por las simples cosas; un poquito de amor, ese combustible que nos hace tanta falta y que a muchos se nos ha negado, en este mundo tan de prisa e indiferente a lo esencial; te pedí salud, gran valor, que pocas veces ponemos en la balanza de los valores más importantes de la vida; te pedí trabajo, vía indispensable para la dignidad del hombre en todos los contextos y tiempos de la historia; te pedí por más y mejor educación, por esas oportunidades para el crecimiento y desarrollo de la humanidad, por maestros comprometidos, que muchas veces son un poco esos papá Noel que salvan la vida y la enriquecen…

Querido Papá Noel, habrá quienes te critiquen y no entiendan a los que con inocencia y pureza de niño, aún te esperamos…

Todos sabemos de tu lenguaje y de la magnitud de tu corazón… Nos une la complicidad y la misión de alimentar la ilusión, el amor, la alegría y la paz que tanto nos falta como sociedad…

Algunas veces te conviertes en esa madre, en ese médico, en ese maestro, en ese policía o en ese abuelo, que en las simples cosas, como por el arte de la magia o la fuerza superior del amor, hacen que suceda lo extraordinario.

Te pido por la paz, la salud, el amor; bendito sea el amor y las esencias de niño que este mundo ha perdido.

Te espero. Siempre te espero!!

AUTOR:(*) Yamil Sebastián Canelo 
E-MAIL: yamilsebastiancanelo@gmail.com

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación