A mi Gente Digital


ALGUNAS CAUSAS DE MI ARGENTINA EN RUINAS(*)

KICHNERISMO/PERONISMO/PSEUDOPERONISMO: Corrupción, delincuencia, empobrecimiento de las sociedades, robo organizado de unos pocos en detrimento y distracción de las mayorías; creadores de escuelas de antivalores.



Arengadores del populismo, de la creación de enemigos, del autoritarismo, del libertinaje, artífices de la corrupción de conceptos y de la creación de frases que sus militantes repiten hasta el hartazgo y hasta que los subsidios, planes y dádivas así lo ordenen: “Derecho ganado”, “Patria o Muerte”, “Vinimos por todo”, “inclusión”, “resistencia”, “Nadie nos va a marcar la cancha”, “Ténganle miedo a Dios y un poquito a mí”, “La diabetes es la enfermedad de los ricos”, los jubilados son unos caranchos” y así les podría mencionar cientos de malos recuerdos…

A favor de ellos, rescato algunas muy buenas ideas, más allá de los intereses y negociados que sin dudas existieron.
Buenas ideas que fracasaron por la inoperancia, la falta de profesionalismo, capacitación, conocimiento de campo y honestidad, indispensables para la ejecución efectiva de cualquier proyecto.

JUSTICIA EN LICENCIA: Justicia tardía, ineficaz, funcional al poder...
Protección para los corruptos, los asesinos y los violadores.
Jueces, fiscales y abogados a la venta y servicio del mejor postor.

¿Las víctimas? Se mueren esperando.

La justicia en los letreros de los que heridos y casi sin fuerzas, aún la esperan.

ABORTO: asesinato/genocidio/masacre de inocentes.
Insulto mayor a la vida. Motivo para profundizar grietas e identificar los peligros a los que está expuesta nuestra pobre sociedad.
La ignorancia unida y organizada peleando contra el saber mejor fundado…
Gran carencia de amor al prójimo e incoherencias que dan cuenta de la gran pobreza existencial contra la que estamos llamados a luchar para salvar a las nuevas generaciones.

GREMIOS: Agrupamientos en defensa de sus propios intereses. Con la excusa de la lucha por los derechos de los que trabajan, corrompen todo a su paso y se proponen ser oposición a todo lo que les limitan e impiden lograr sus cometidos. Hay una gran cantidad de profesionales venidos a menos en su labor por la decisión de inmolarse en los gremios; se cumple la teoría: rodéate de tales o cuales personajes y serás en algo o todo como ellos.

CORRUPCIÓN INSTITUCIONAL: Las instituciones no siempre están en manos de personas responsables e involucradas en velar por la cultura, la tradición y valores que hicieron y hacen a una institución.
El recambio generacional, tan de moda en el habla cotidiana, debe ser fundamentado en el conocimiento de la historia, en el rescate de los grandes legados que supieron crear las bases para todo lo que hoy tenemos. Las ideas de los jóvenes entusiastas deben ir de la mano de la de sus mayores. Complementar toda esa energía creativa en función de no perder nunca la identidad como institución.

EDUCACIÓN SIN CALIDAD: Más allá de que desde hace mucho tiempo educar y enseñar a las nuevas generaciones, se ha vuelto un enorme desafío, nada impide que el docente sea un forjador de caminos dignos para el ciudadano responsable que queremos formar.

El tiempo con cada grupo de estudiantes debe ser disfrutable; si se plantean propuestas en función de las necesidades más próximas del niño, su familia y comunidad, sin dudas que la siembra ha de dar sus frutos.
Los docentes se deben comprometer a enseñar cuestiones básicas que favorezcan la práctica de valores y la convivencia social.

Entre tantos licencias que se toman, deberían incluir la licencia de no reproducir material basura y de cotillón en las aulas.
Analizar cada actividad que se presenta, preguntándose siempre: ¿Cuándo, cómo, dónde, para qué?
Ser constructor de conocimientos y creador de modos de enseñanzas cada vez más significativos para los niños, niñas y adolescentes del siglo XXI.

PROSTITUCIÓN MEDIÁTICA: Otro de los grandes problemas que sufre la sociedad argentina.
Periodistas, pseudoperiodistas, corajudos que hablan y fabulan en los medios de comunicación. Prostitutos y prostitutas de la política, que hacen de la labor periodística, la peor versión, la perversión generalizada.

No solo desprestigian las instituciones de las que forman parte, sino que se autoempobrecen humana, cultural y profesionalmente ante la reproducción pasiva de relatos, incoherencias, mentiras y más mentiras de las que la sociedad está harta;

La sociedad está harta de la vagancia paga a la orden del día.
La sociedad está harta de que nos destrocen las plazas.
La sociedad está harta de tanta quema de gomas y cortes de calles.

La sociedad está harta de complicidades de ese puñado de corruptos decidiendo el futuro de la patria.
La sociedad está harta de las feministas que por lo que menos luchan y se hacen comprender, es por los derechos de los que gozan desde hace muchos años; las mismas que un día marchan por "ni una menos" pero que al día siguiente exigen que se despenalice el aborto, atrocidad que no discrimina entre niños y niñas, porque el aborto mata sin condición.

La sociedad está harta de los Moyanos, de los Baradeles, de los Zafaronis, de los Kirchner, de sus cómplices y fanáticos.
La sociedad está harta de las fundaciones nefastas de los derechos humanos, "madres, abuelas, hijos de la plaza..."
La sociedad está harta de que nos sigan ofreciendo espejitos de colores a cambio de nuestros grandes valores.

La sociedad está harta del insulto, de la pintada y destrozo a nuestro patrimonio histórico, cultural y arquitectónico que representa el origen de nuestro presente.
La sociedad está harta de la humareda, de la falta de respeto a nuestros símbolos patrios, de las mediocridades y manipulación de la historia.
La sociedad está harta de aquellos ciudadanos de otros países que se vienen excluidos, escapados de la justicia, sin proyectos y con mochilas cargadas de dudosa merca-dería a exigir lo que nosotros y nuestros hermanos del esfuerzo, de la dedicación y de las luchas honestas, convertidas en hábitos de vida, no demandamos.

La sociedad está harta de la desidia de los capaces y de la caradurez y atrevimiento de los inútiles…
La sociedad está harta de las excusas, del resentimiento, de las grietas, de las pañoletas, de la clase política de los últimos 30 años…
La sociedad está harta de las etiquetas, del hablar sin fundamento, del demandar mucho más a un jugador de fútbol que a un representante político…

Pobre mi Argentina; es demasiado grande y fuerte, por eso aún camina…
Pobre mi Argentina; ha resistido a toda traición y cobardía por parte de quien en su grandeza, los abraza como hijos…

Resiste Patria mía; este niño intentará honrarte y defenderte hasta el último suspiro.

AUTOR: (*)Yamil Sebastián Canelo
E-MAIL: yamilsebastiancanelo@gmail.com

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación