A mi Gente Digital


SELECCIÓN ARGENTINA. FINAL DE UN CICLO.

Como todas las cosas en la vida, y con cierto sentido de anticipación, algo así como una suerte de muerte anunciada, la selección argentina finalizó un ciclo, sin pena ni gloria.



Tres o cuatro mundiales a cuesta como ocurre con los integrantes de la actual selección de futbol, es demasiado tiempo, especialmente si no se ha producido lo que otros países si han hecho, “el recambio generacional”, que por ejemplo hizo Francia, el verdugo de nuestro representativo.
Varios de los jugadores de nuestro representativo, eran resistidos por distintas razones, pero particularmente por el desgaste lógico que significa mantenerse en primera división de sus respectivos equipos y con la responsabilidad lógica de integrar un representativo nacional como el seleccionado argentino. En contraposición, Francia no citó ni contó con Bensema, artillero del Real Madrid y ganador reciente del máximo certamen de futbol como la Champion League. Decidió dejar afuera a quien milita en el equipo mas ganador del mundo y reciente triunfador del máximo trofeo de clubes. Lo llevó a Mbapé, un joven de 19 años que la rompe en las máximas ligas. Esto se llama “recambio generacional”, que nosotros no hicimos.

  Pero, mas allá de todos los percances ocurridos en torno a la selección y su participación en el mundial de Rusia, mas allá de todo el verdadero kilombo que es la Asociación del Fútbol Argentino, existe una realidad que tiene que ver con los ciclos de la vida, a los cuales no es ajeno el tema deportivo. Todo deportista tiene un tiempo útil, donde deberá obtener los mejores logros, porque después, indefectiblemente como en todas las cosas, el tiempo se encargará de pasar la correspondiente factura y es de personas inteligentes saber retirarse a tiempo cuando ese ciclo de tiempo útil se ha cumplido. Es lo que no ocurrió en la mayoría de jugadores del seleccionado argentino, quienes se debe recordar, conformaron en promedio un equipo mayor con casi 30 años  promedio.

Hoy, hay en danza varios nombres de potenciales técnicos para suceder al actual, quién se resiste a abandonar el cargo en obvia intención de que se cumpla el contrato establecido. El tiempo es implacable y próximamente el seleccionado nacional deberá afrontar compromisos internacionales que no querrá estar ausente, motivo por el cual se impone resolver por parte de las autoridades de AFA, quienes adelantaron que se hará una vez que llegue al país la delegación que participó del mundial de Rusia.

Quiero concluir esta nota planteando algo que se basa en el recuerdo y ya lo he hecho en distintas oportunidades, pero entiendo que a la luz de los acontecimientos, quizás valga la pena reiterarlo.

El primer mundial que ganó argentina fue en 1978, y el único jugador del seleccionado que jugaba en el exterior era “el matador” Mario Kempes. Los demás jugaban en la liga argentina.

El segundo mundial que gana nuestra selección fue en México 86, y solamente contaba con dos jugadores en el exterior. Maradona en España y Valdano en el Real Madrid. Los demás jugaban en la liga argentina.

Desde hace varios mundiales, nuestro representativo se nutre de jugadores argentinos que militan en las grandes ligas, y hace rato que no ganamos nada. Será que están saturados de todo.?  Es para pensarlo, y en todo caso, que cada cual saque sus propias conclusiones.

J.J.C.

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación