A mi Gente Digital


LOS TIEMPOS DE CRISIS Y "GRIETA" EN CONCORDIA Y EL PAÍS.

El que haya seguido un poco de cerca nuestra historia, deberá llegar a la ineludible conclusión que esto actual de la “grieta” no es una cuestión nueva ni mucho menos. Todo lo contrario, está incorporado a la propia historia de los argentinos.



 Ayer caminando por las calles céntricas de Concordia, y en particular por la peatonal, donde están instalados los comercios más representativos de la actividad, pude ver con crudo realismo los desbastadores efectos de la crisis que sufrimos los argentinos en general y concordienses en particular. No es que no la hubiera visto antes, ya que en realidad, pienso que la sociedad argentina viene sufriendo “crisis” desde tiempos inmemoriales, diría que desde la época de la emancipación, pasando por la guerra civil que tuvo como protagonistas a los caudillos del interior contra el centralismo porteño y más tarde por las confrontaciones de los distintos pensamientos políticos expresados por conservadores contra liberales, radicales contra liberales y conservadores, peronistas y antiperonistas, y muchas otras formas más que ponen de manifiesto, según mi entender, la historia de desencuentros de nuestra patria.  Sin ir más lejos, y por una cuestión cronológica ya que me tocó vivirla, viene a mi memoria la década del 60 y unos de los inefables y tristemente célebre Ministro de Economía de ese entonces, don Alvaro Alsogaray en uno de los tantos gobiernos de facto que “supimos conseguir”, cuando dijo “hay que ajustarse el cinturón” o “hay que pasar el invierno”, en obvia referencia a los sucesivos ajustes que aplicarían en su política económica y que no es muy distinta a la que se aplica hoy, en la actualidad. La esencia ha sido y sigue siendo la misma. Ajustar hacia abajo, para seguir manteniendo la mayor tasa de rentabilidad para los sectores más encumbrados de la sociedad argentina y que según los tiempos de la historia tuvo distintos “beneficiarios” como la burguesía terrateniente o la rancia oligarquía vacuna, la “patria contratista” y hoy una burguesía “aggiornada” a los tiempos modernos donde esa burguesía nacional hoy, se encuentra asociada a las grandes corporaciones multinacionales que tienen su origen en el extranjero y utilizan a los “encumbrados” nativos para hacer pie y posicionarse de la renta mayor y de las riquezas del país, dejando migajas para el pueblo trabajador argentino. Nada de ello hubiese sido posible sin contar con la complicidad de la “patria política” que nos gobierna desde la recuperación de la democracia y se apropiaron de ello para seguir manteniendo la concentración de la riqueza y los privilegios en sus sucias manos, que en muchos casos están manchados de sangre argentina. Muchos de ellos fueron cómplices de la última dictadura militar e hicieron negocios con sus jefes y jerarcas y hoy se “golpean” el pecho como “campeones de la democracia y los Derechos Humanos”, y en la mayoría de los casos no tuvieron un “carajo” que ver con esa lucha del pueblo argentino, especial y particularmente su juventud, que lucharon por la construcción de una sociedad mejor y dieron sus mejores años y en muchos casos sus preciosas vida para que una “sarta” de vivos se apropien de todo y se instalen como “dinastías políticas”, apropiándose de bienes, riquezas y privilegios y dejando para el pueblo las migajas de esa fiesta interminable.

La crisis no es de ahora. Podemos coincidir en que se haya en uno de sus momentos más álgidos y peligrosos, pero de ninguna manera que haya comenzado con el actual gobierno o el anterior representado por los doce años del kirchnerismo, que ahora intenta volver, después de haber gobernado durante doce largos años, dejando verdaderos bolsones de pobreza, cuando tuvieron la oportunidad de revertirlo. Ni siquiera con ellos. El menemismo, otra de las variantes del peronismo, estuvo en el gobierno 10 largos años donde descuartizaron al Estado argentino. Entre el menemismo y el kirchnerismo estuvieron 22 hermosos años gobernando la argentina. Y, el peronismo en su conjunto con todas sus variantes, peronismo de Perón, camporismo, Duhaldismo, menemismo, Kirchnerismos estuvieron en total 70 años en la vida de los argentinos y en la mayoría de esos años como fuerza gobernante, y en no pocos menos como principal fuerza de oposición. No tuvieron nada que ver en la crisis/grieta que padece nuestra patria…?

Desde hace bastante tiempo, asistimos a la lectura que brindan las distintas encuestadoras que miden las condiciones sociales de los argentinos y no se puede dejar de notar que los índices de pobreza crecen exponencialmente y lo brindan instituciones insospechadas de parcialidad como lo es el caso de la UCA (Universidad Católica Argentina) cuyas últimas mediciones dan lectura de un crecimiento exponencial de las condiciones humanas en la argentina, llegando a un 32 % en pobreza de la última medición y se espera para la próxima que se conocerá el mes que viene, septiembre, donde ya calculan que la misma ascenderá a un 35%. De igual manera, otras instituciones como la CGT, CTA y el mismo Parlamento nacional realizan mediciones que reflejan ese crecimiento exponencial de la pobreza de los argentinos expulsados del sistema y han visto disminuidas y precarizadas sus condiciones de vida basadas en el desempleo, la precarización laboral y otras falencias que, sin embargo, contrastan abiertamente con un sector de la misma sociedad que sigue incrementando su riqueza, a punto tal que un 10 % de la población se queda con el producido o lo que gana el 90% del total de la población, e inversamente proporcional, ese 90% tiene que conformarse con el 10% de lo producido. Las clases altas siempre se quedan con “la parte del león”, y por supuesto, el detrimento es para los más desposeídos, los más humildes, los que siempre “pagan los platos rotos” de tanto ajustes y planes económicos que palabras más, palabras menos, quieren decir más o menos lo mismo. Ajustemos para abajo, para permitir mantener o incrementar la tasa de rentabilidad de los dueños de la argentina y las “dinastías” regionales y/o nacionales, sigan gobernando o co-gobernando un pueblo que no merece esto, por su historia, por sus enormes riquezas, o por la herencia que nos legaron nuestros mayores, que sin dudas querían otra cosa para nosotros. Otra sociedad que tiene que ver con la igualdad, la libertad y la fraternidad que tanto se pregona, pero que nunca o pocas veces se practica, especialmente por parte de quienes nos gobiernan o tienen poder de decisión.

No quiero pecar de pesimista por cuanto yo también pienso que tenemos oportunidad y que las cosas pueden cambiar, pero también quiero advertir que el pueblo argentino ha sido protagonista de su propia historia desde los tiempos más remotos, desde su conformación como nación, aportando a las causas de la patria, y más recientemente cundo le toco vivir una de las noches más oscuras de su existencia, la última dictadura, ese pueblo con su mansedumbre, cuando se cansó de la tiranía, del autoritarismo y de la prepotencia de esa dictadura, no vaciló en salir a la calle y exigir que se fueran y se tuvieron que ir. El pueblo tiene paciencia….pero no tanta….!!!!

J.J.C.

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación