A mi Gente Digital


LAS PERLITAS DEL CONCEJO DELIBERANTE.

Ayer, en la sesión del HCD de nuestra ciudad, se aprobó una resolución de repudio a los dichos del rematador de ganado Ildarráz en la feria de Federal. Esto dió lugar a un proyecto de repudio que después de un fuerte debate, prosperó con una mayoría que impuso su voluntad.



   En la sección de ayer del HCD de Concordia, se debatió un proyecto de repudio a los dichos del empresario ganadero o rematador de ganado, quién al hacer uso de la palabra en la Sociedad Rural de Federal, donde manifestó poco mas o menos que…había que liberar a los que estaban presos y nos habían librado de los comunistas…en obvia referencia y reivindicación a la última dictadura militar sangrienta. Aunque usted no lo crea, “cavernícolas” hay todavía en la sociedad argentina y hacen uso de micrófonos como “panchos por sus casas”.

   Con todo lo grave de las declaraciones del señor Ildarráz, de él se trata, algunas cosas que ocurrieron en el recinto del HCD al tratar el tema de marras, se pueden considerar peor aún si cabe, ya que se trata de representantes del pueblo, legisladores locales, integrantes de un órgano por excelencia de la democracia, como lo son los Concejos Deliberantes de cualquier comuna del país, por su cercanía del pueblo que supuestamente representan. Algunos concejales plantearon la vieja y anacrónica “teoría de los dos demonios”, metiendo todo en la misma bolsa, olvidando que sólo un bando contaba con uniforme, armas, logística aportado por el Estado, el cuál además por si fuera poco, se encargaba de cobrar impuestos a todos los argentinos. Por supuesto que si no eran capaces de razonar sobre los “ítems” enumerados up supra, mucho menos podrían llegar a discernir entre las cúpulas dirigentes, particularmente aquellos que terminaron sin ningún rasguño, y la base integrante de esas organizaciones, a mi entender, los verdaderos portadores de la doctrina de cambio que enarbolaban y por la cual no vacilaron en dar su vida.

La votación prosperó y el repudio a los dichos del hombre de las cavernas se hizo efectivo por nueve votos a dos, con lo cual se achicó bastante la “calificada” defensa del no repudio, y el compromiso de invitar a otros organismos de la democracia a adoptar una actitud semejante. Pero, las sorpresas no terminaron allí, ya que entre los variados discursos no faltaron los que con justa razón se refirieron a la defensa del orden democrático, con mas o menos razonada fundamentación. Pero, tal vez por aquello de “la mujer del César, no sólo tiene que serlo sino parecerlo…”, y si hablamos de la defensa de los Derechos Humanos, es muy triste ver de quienes sin siquiera haber estado en el tiempo histórico, se apropian vergonzosamente de la “titularidad de los DDHH”, y lo que es peor, de público conocimiento haberse abusado de las “bondades” del sistema democrático para favoritismo personal y/o sectorial, haciendo en muchos casos del Estado o de la Cosa Pública, una suerte de “agencia de colocaciones” para familiares y amigos sin un atisbo de vergüenza. Y, por supuesto, nada dijeron a título personal o colectivamente, que el gobierno que ellos adhieren ubicó como jefe del ejercito argentina al general Milani, investigado por graves delitos de Lesa Humanidad en la época de la dictadura en La Rioja. Nada dijeron, por supuesto.

   Las cosas que nos ocurrieron a los argentinos en un pasado reciente fueron muy dolorosas no sólo por la cantidad de muertes y desapariciones que hubo, sino fundamentalmente y en mi modesto entender por haber roto los lazos de solidaridad mediante el terror impuesto por parte de quienes asaltaron el poder para imponer una ideología y reprimir con fuego y sangre a quién no pensara de la misma manera. La resistencia de los jóvenes de entonces, no debe ser negociada por nadie y es deber y responsabilidad de quienes hoy se han apropiado del sistema democrático que supieron conseguir quienes querían una sociedad mejor, que aquellos que se dicen ser representantes del pueblo, defiendan con la palabra, pero también con los hechos y no se aprovechen de determinadas circunstancias para beneficios personales, familiares y/o sectoriales. La democracia conseguida, renga, enferma, tullida o como sea, pero democracia al fin (mucho mejor que cualquier gobierno de facto), no es de nadie en particular y mucho menos de ninguna “dinastía” comarcal o de sus serviles lacayos. Es del pueblo argentino.

J.J.C.

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación