A mi Gente Digital


LA TRAGEDIA DEL ARA SAN JUAN.

Prácticamente develada la suerte de la nave de la armada, comienza una serie de interrogantes que no sólo abarca a los gobernantes, quienes deberán tomar las decisiones del caso, una vez dilucidadas las incógnitas correspondientes.



La sociedad argentina, que ya tuvo bastante con las mentiras con que nos gobernaron siempre, gobiernos civiles o militares, tiene también los interrogantes correspondientes o debería tenerlos, por cuanto, además de la parte emocional, está la parte de los recursos económicos y humanos y fundamentalmente, el prestigio en el plano internacional.

Al imaginarme que todos conocemos por haber visto fotos o leído algo al respecto, sobre las modernas naves submarinas que hay en el mundo, donde no sólo están equipados para disparar cargas nucleares, sino que tienen una autonomía que les permite navegar por todos los mares del mundo sin ser detectados y sin salir a la superficie, la primer pregunta que surge es, para qué necesita la armada argentina mantener una nave obsoleta, con los tremendos costos que pueden destinase a otras medidas de gobierno, mucho mas necesaria.?

Al ser el arma submarina un elemento para la guerra, cabe preguntarse si en los tiempos que vivimos, tiene nuestro país alguna hipótesis de conflicto, lo cual con la ayuda realizada en la búsqueda del ARA San Juan, quedó demostrado que no existe ninguna hipótesis en la región (Chile colaboró), ni con potencia alguna de otro lugar del mundo, ya que la propia armada británica, también participó solidariamente.

Con la participación de distintos elementos de los muchos países del mundo que se mostraron solidarios con la tragedia, queda demostrada la incapacidad de nuestros recursos técnicos y humanos para enfrentar un revés como el planteado por la tragedia del ARA San Juan.

Por último, la dilucidación de lo ocurrido para satisfacer las inquietudes de todos, pero particularmente de los familiares de los tripulantes, es otra instancia donde seguramente quedaremos muy mal parados ante la mirada internacional y de nosotros mismos. No sabemos que pasó con el fiscal Nisman, con Maldonado, con la muerte del hijo de Ménem, con la voladura de la ciudad de Río Tercero, y podemos seguir enumerando causas graves y hechos sin resolver, es prácticamente imposible abrigar una esperanza en los investigadores argentinos para llegar a saber que fue lo que pasó, donde el espíritu de cuerpo reina en todas las instituciones y ni hablar en la marina argentina, como así también la incapacidad, falta de recursos o ineptitud de los jueces argentinos para alcanzar la búsqueda de la verdad de lo sucedido.

J.J.C.

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación