A mi Gente Digital


LA PREOCUPACIÓN DEL GOBIERNO POR LA BASE CHINA EN NEUQUEN.

Ayer se conoció la noticia de la preocupación del gobierno argentino y del presidente Macri en particular, por la Base China instalada en Neuquén que cumple años de existencia en territorio neuquino.



   Aseguran,  que además del gobierno argentino, habría preocupación en el gobierno de los Estados Unidos y de dos países europeos, al menos dicen, sin especificar la noticia de que países se trataría. En tal sentido, el gobierno nacional habilitó a una comisión de legisladores nacionales para realizar una inspección del lugar, donde trabajan en secreto unos siete científicos de origen chino, quienes responden directamente al ejercito del país asiático y a su presidente Xi Jimping. Al mismo tiempo, la cancillería elevó un pedido de informes sobre las actividades por la sospecha de tratarse el trabajo de los científicos que allí se desempeñan, específicamente de trabajos vinculados a la investigación militar y de armas para uso bélico, que entrarían en franca contradicción con la autorización vinculada a tareas científicas, vinculadas a la meteorología, para lo cuál fuera solicitada la instalación y a la que accedió el gobierno argentino, encabezado entonces por la ex presidente Cirstina Kirchner. En el pedido de informes de la Cancillería, entre otras cosas, solicitaban que la CONAE (Comisión de Actividades Especiales) y el CONICET  tuvieran un mayor control sobre las actividades de la base experimental china en territorio neuquino.

   No se puede dejar de reconocer la legítima preocupación del gobierno argentino, toda vez que son temas de la agenda mundial y tienen que ver con las relaciones con otros países por lo delicado de los mismos y porqué se encuentra la base en cuestión en nuestro territorio, pero también cabe señalar que nuestro gobierno desde hace un tiempo se ha caracterizado por una gran preocupación por esos temas internacionales como este y otros donde se pone de manifiesta tal vez una legítima y auténtica preocupación por los mismos, pero denota también la probable injerencia de otros gobiernos inmiscuidos en planteos internacionales que tienen que ver con una vieja confrontación entre el Este y el Oeste, de tiempos inmemoriales, pero que nuestro país poco o nada tiene interés al intervenir y tomar partido, especialmente que no resuelve problemas gravísimos que asolan a los argentinos como la inflación galopante, la desocupación y la pobreza en creciente ascenso y que el actual gobierno se comprometiera en su propuesta electoral cuando estaba en campaña proselitista.

   Ayer, la situación de Venezuela, hoy las actividades de la base china en Neuquén y otras cuestiones internacionales que preocupan al gobierno y que nadie puede negar se trata de política de Estado que no se pueden obviar. Pero, la paralela preocupación de otros países como los Estados Unidos y los lazos establecidos por nuestro gobierno con el país del norte y las ataduras comerciales y económicas con organismos internacionales dependientes en un todo con USA, hacen que al menos tengamos una mirada ,quizás, mucho más preocupante que la originaria con respecto a la base china. El porqué, está dado como dijimos anteriormente por el incumplimiento del actual gobierno con aspiraciones del pueblo argentino como las enumeradas y no han podido, no han sabido o simplemente no han querido resolver, más allá de las promesas electorales.

   Mientras tanto, la inflación es incontenible y constantemente deteriora el salario del trabajador y achica el poder de consumo, especialmente del campo popular que al no tener capacidad de ahorro, lo único que hace es consumir. Pero, el achique del consumo también tiene un objetivo que es absolutamente perverso y que no es exclusivo del actual gobierno. Todo lo contrario, cualquiera sea la fuerza o partido gobernante, indefectiblemente se pondrá en marcha un perverso mecanismo que tiene por objetivo consolidar, mantener y si es posible agrandar la tasa de rentabilidad de los verdaderos dueños del poder, que no es otro que los ricos y poderosos y que en nuestro país no son más de 200 familias que dicen lo que vale cada cosa que se produce o comercializa. Por supuesto que tiene un socio especial que es nada más ni nada menos que el propio Estado, y entre los dos tienen un Común Denominador. Ajuste hacia abajo y todo lo banca el pueblo, en desmedro de su calidad de vida y mejora de todo tipo, mientras que los “vivos” de siempre son cada vez más ricos y poderosos.

   Lamentablemente, este estado de situación difícilmente tenga solución de la forma en que estamos acostumbrados, y duele ver que con la proximidad de las elecciones, la inmensa mayoría de la gente espera con entusiasmo una mejora que podría venir de un cambio de gobierno, y en consecuencias, piensa en el retiro de los votos prestados con que ganó el actual gobierno, sin entender que esto no es una cuestión de nombres o de fuerzas políticas, sino más bien de cambios profundos que inviertan la actual ecuación y eso será tarea del propio pueblo que a lo largo de la historia fue el artífice de los verdaderos cambios que necesita la sociedad.

J.J.C.

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación