A mi Gente Digital


EL ENIGMA DE LA FAMILIA GILL.

Hace 18 años, vecinos de la ciudad de Viale vieron por última vez a Rubén Gill, a su esposa Margarita Gallego y a sus cuatro hijos, quienes desde entonces están desaparecidos sin ningún dato sobre su paradero.


Los Gill fueron vistos por última vez en el velorio de un hombre de apellido Vega, al que habían asistido en Viale,  a 20 kilómetros  del puesto de la estancia  «La Candelaria» en Crucesitas Séptima, que atendía «el Moncho» Gill.

A partir del 14 de enero de 2002, el puesto de la estancia de Alfonso Götte en Crucesitas estuvo abandonado como si la hubieran dejado por  unas horas. Tenía las puertas abiertas y estaban las luces y el televisor encendidos. Pero seis años después no han regresado ni nadie sabe nada de ellos.

Hasta el 13 de enero entraron y salieron llamadas desde el teléfono  celular de Margarita y nunca fue a retirar su sueldo en la escuela donde  era colaboradora en la cocina.

La familia desaparecida estaba integrada por Rubén Gill, que tenía entonces  de 56 años, su esposa Norma Margarita Gallegos de 26 años, y sus hijos de 12, 9, 6 y 4 años.

En su momento, el querellante Elbio Garzón dijo que la familia había recibido escaso apoyo de las autoridades provinciales en comparación con  otros casos, más resonantes pero no más importantes, como el de Fernanda Aguirre.

Garzón admitió no tener dudas de que Rubén Gil murió, pero no se puede probar porque no ha aparecido el cuerpo.

AIM digital

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación