A mi Gente Digital


DESPENALIZACION DEL ABORTO. LA OPINION DE JOAN M. SERRAT.

“Que bueno que haya gente inteligente” festeja el genial cantautor sobre los movimientos que luchan por los derechos de las mujeres en el mundo.


Además en esta charla imperdible habla de la grieta, el fallido encuentro con Mauricio Macri, la familia y el amor: "Nací para querer y para que me quieran"

“Que bueno que haya gente inteligente” festeja el genial cantautor sobre los movimientos que luchan por los derechos de las mujeres en el mundo. Además en esta charla imperdible habla de la grieta, el fallido encuentro con Mauricio Macri, la familia y el amor: "Nací para querer y para que me quieran"

En época de grietas, Joan Manuel Serrat (74) no genera contradicciones: es admirado por el público argentino, que creció con su música y acompañó con sus letras el recorrido de la vida. "Es para estar orgulloso, pero no fue mi intención, eh -sonríe el músico catalán-. Lo que traté siempre fue de escribir canciones y a veces se han juntado con la vida de las personas, las personas las hacen suyas, y cada canción para cada quien es una cosa distinta".

El poeta de las pequeñas cosas viene de ser ovacionado de pie en el Teatro Colón. Y de agotar en pocas horas las localidades para el mes de octubre, en el Teatro Gran Rex. Será entonces momento de presentar Mediterráneo da capo, donde el autor de LucíaQué va a ser de ti y Pueblo Blanco adelantará el cumpleaños número 50 de su emblemático disco.

Qué se siente ser tan querido?

—Me siento muy querido y estoy muy agradecido. Yo nací para querer y para que me quieran. Pero a veces no todos tienen la fortuna de poder conseguirlo y presumir de ello. Tampoco aspiro a ser querido por todo el mundo; pienso que en esta vida unos nos quieren y otros no tanto, depende de quién seamos para cada uno y depende también de lo que esperen de nosotros. Me siento muy orgulloso y muy feliz de poder despertar afecto. Pero las personas somos complicadas y cada quien tiene que arrastrar lo suyo y mirarse constantemente, no en el espejo de los halagos, sino en lo que es la cotidianeidad de las cosas, porque si no uno acaba con su vida como un panqueque.

—¿Sigue siendo placentero? Porque ahora comenzás una gira de 14 meses.

—Pero piensa que uno no vive en el placer, instalado en el placer ni en la complacencia. Detrás hay trabajo, y no hay que olvidarlo: cada quien se esfuerza para hacer bien su trabajo y yo me esfuerzo también para hacer bien el mío. Y en este trabajo hay momentos de felicidad y hay momentos de esfuerzo, hay momentos alegres y hay momentos dolorosos, hay de todo. La vida es una conjunción de todos estos acontecimientos.


Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación