A mi Gente Digital


CORRUPCIÓN. "ESTO ES PARTE DE UNA FORTUNA QUE NO ME PERTENECE"

"Mirá, tengo este problema. Yo me quedé con todo este dinero a mi nombre y no se lo quiero dejar a mi mujer, esto es parte de una fortuna que no es mía".


 Con estas palabras, a punto de morir de un cáncer fulminante, Daniel Muñoz, el ex secretario de Néstor Kirchner, le reveló a Juan Manuel Campillo, el ex ministro de Hacienda de Santa Cruz, que los millones que había repartido en propiedades, compañías e inversiones tenían otros dueños. No dio nombres, pero no hizo falta. "Si bien no lo dijimos puntualmente, se dio por sobre entendido y estaba 'en el aire' que eran de Néstor y Cristina", apuntó el ex funcionario.

La escena forma parte de la declaración que Campillo prestó a fines de enero ante el fiscal Carlos Rívolo, cuando amplió su exposición como imputado-colaborador, para ratificar qué rol cumplió cada uno en el entramado de lavado de dinero que funcionó detrás de Muñoz y su viuda, Carolina Pochetti, para poder vender a las apuradas los 16 departamentos que habían comprado por 70 millones de dólares en Miami y Nueva York y que habían quedado al descubierto con el escándalo de los Panamá Papers. Fue Isidro Bounine, secretario de Cristina Kirchner, quien lo contactó para hacer la operación y para Campillo era claro que seguía trabajando para la ex presidenta.

"Siempre supuse que todo esto podía provenir del matrimonio presidencial, entiéndase a Néstor y Cristina, y que no era de Muñoz. Era una obviedad que él nunca lo pudo haber generado este dinero por su cuenta y de manera lícita –afirmó Campillo en la declaración a la que accedió Infobae-. Yo no pregunté el origen de los fondos, ya que como ellos eran secretarios 'de', implica guardar secretos y trae aparejadas muchas cosas. Yo solamente le conocí como trabajos sus cargos públicos y un día me llamó y me planteó este problema", amplió.

Hasta ahora, la investigación por los cuadernos de la corrupción ha establecido que Muñoz era la persona que recibía el dinero que iba dirigido hacía Néstor y Cristina Kirchner. Las entregas se hacían en el departamento de la calle Uruguay o incluso en la residencia de Olivos. Pilotos y ex secretarios privados también dijeron que, en los viajes al sur, era Muñoz el que custodiaba los bolsos.

Audio de ésta noticia

No hay comentarios en ésta noticia

Enviar comentario

Su email no será publicado, todos los campos marcados con * son requeridos - A mi Gente Digital no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Su comentario ha sido enviado y puesto en la cola de validación